BANCARROTA Y TRANSFORMACION DE LA SOCIEDAD

Por Rafael Gutierrez

practice-Gods-presence-1024x768“La verdad absoluta de la palabra de Dios es conocimiento, salvación,  y transformación con poder  interior.”

Vivimos en un tiempo donde  a lo malo se le llama bueno y a lo bueno se le llama malo. La inmoralidad, la corrupción, los hogares destruidos, los hijos en la perdición por el alcoholismo,  la drogadicción, el homosexualismo, la adopción de hijos por parejas del mismo sexo, etc., etc. Causa pavor y desesperanza para la juventud que se está levantando y que son el futuro de nuestros países y, para la sociedad en general.

BANCARROTA DE LA SOCIEDAD.

Las nuevas generaciones se están perdiendo porque no hay quien los inspire como modelos a seguir. Los padres y toda la clase dirigente que tienen que ver con la formación de las nuevas generaciones,  debemos pedir perdón a los jóvenes que se están perdiendo, pues esto ha sucedido por falta de una guía adecuada que los hubiera formado dentro de los principios y valores para hacer lo correcto.

Hay cientos de jóvenes en las cárceles, en la drogadicción, en el homosexualismo, etc.  Que anhelan haber tenido un padre que les enseñara que era lo correcto.  Los padres líderes de sus hogares, que tienen la obligación de formarlos y guiarlo, han sido sustituidos por papas complacientes e irresponsables.

No hay gobernantes líderes que usen el poder para servir sino para sus propios intereses. La nobleza de la política es el arte de hacer el bien a los demás a través del poder. Hoy no hay políticos lideres sino negociantes de la política que buscan llegar al poder para obtener   beneficio particular  y no el de las personas que los eligen.

El poder económico solo busca a través de su posición dominante, explotar cada vez más a las clases menos favorecida que necesitan del servicio del dinero. No hay liderazgo suficiente que motive a las gentes para lograr un mundo mejor, una sociedad mejor. La falta  de este  liderazgo ha llevado a la bancarrota de la sociedad.

La brújula moral de nuestra cultura se ha perdido. La iglesia cristiana es la madre de la educación en  occidente. La iglesia fundo las universidades en Europa y muchas de las primeras en Estados Unidos y en Latinoamérica. La Reforma transformo a Occidente porque hizo de los europeos aprendices cuyo libro de texto fue la Biblia y Jesús su maestro supremo. La palabra de Dios nos manda en Proverbios 4: 5-8 lo siguiente:

“Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no olvides mis palabras ni te apartes de ellas. No abandones nunca la sabiduría, y ella te protegerá; amala, y ella te cuidara. La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría! Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento. Estima a la sabiduría, y ella te exaltara; abrázala y ella te honrara…”

Las universidades que habían sido erigidas para ayudar a los estudiantes a hallar la verdad, hacerse siervos de Dios y de sus prójimos, por diversas influencias, se  convirtieron en fábricas industriales, produciendo cantidades de profesionales, carentes de principios y valores Bíblicos, columna vertebral del carácter.

El cinismo racional es el distintivo de las universidades seculares. La cultura popular se define ya sea por  al craso materialismo, o por una espiritualidad mística irracional, (no sujeta a preceptos, creencias y ritos), inmoral, sin credos: ovnis, espíritus y ocultismo, mitos y meditación, drogas y adivinación, yoga y tantra, astrología y hechicería, vudú y gnosticismo. Todo esto ha sido posible, porque se ha sustituido la catedra de la  cosmovisión Bíblica.

Algunas iglesias cristianas, crecen con creyentes que  han escalado la fe,  solo  al grado de la salvación y de la prosperidad. Las iglesias los domingos cuentan con una asistencia que solo busca que se les predique lo que quieren oír: milagros, (gracias a Dios por sus milagros) la libertad financiera, el bienestar personal, etc. Se olvidaron que la cosmovisión del evangelio va más allá de las anteriores promesas. Han hecho omisión a lo que nos enseña Mateo 6:10 y 33: “10 venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. 33 Mas bien, busquen primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. “

El evangelio del reino ha quedado cautivo por los intereses personales, las necesidades percibidas, las aspiraciones de prosperidad y las ambiciones. Todo esto, se encuentra en el evangelio del reino, pero no es el todo. El evangelio del reino es mucho más amplio, más profundo y más completo; con poder e implicaciones más rotundas que cualquiera de los sustitutos actuales.

El evangelio de Jesús, vino para salvación y transformación del mundo  a través del conocimiento de la palabra, de la fe, del arrepentimiento, de un cambio de mentalidad, que asuma  la voluntad de Dios que es buena agradable y perfecta;  para que por convicción,  se  asuma una actitud correcta. Este es el principio del cambio.

La palabra de Dios, inspirada por el Espíritu Santo, es el único medio verdadero para transformar el corazón humano. La salvación por la fe es un acontecimiento único, mientras que  la renovación de la mente por la Palabra es un proceso continuo. El discípulo se entrega a la Palabra de Dios para transformarse en santidad, en alguien que irradia a Cristo y vive radicalmente diferente a la gente del mundo (los que viven conforme a la naturaleza pecaminosa).

CONSECUENCIAS

La corrupción  es el peor cáncer que afecta a la sociedad, sigue creciendo de manera alarmante. Las consecuencias y practicas fueron motivo de un artículo en este mismo blog que se titula: “El Mapa de La Corrupción”, que invito a que se lea o relea,  para observar su asociación  con la perdida de la enseñanza  Bíblica, como único medio para la transformación de la humanidad.

En Estados Unidos, cuyos fundamentos constitucionales fueron inspirados en Los principios Bíblicos (Por esto, los presidentes al tomar posesión juran colocando su mano derecha sobre la Biblia),   a través del tiempo y por la influencia atea y todos los argumentos de la maldad en los diferentes niveles del país, entre ellos el gobierno, el sistema educativo, etc.  Se han venido apartando de estos principios. El 43 por ciento de los matrimonios acaban en separación o divorcio en los primeros  años, con una tendencia creciente impresionante. Los EE.UU. cuentan con más de dos millones de presos, la tasa más alta del mundo. La destrucción de los hogares,  La adicción al alcohol, las drogas, el juego, la pornografía, el homosexualismo, la brujería, la hechicería, el espiritismo, etc.etc. Se multiplican diariamente de una manera alarmante.

¿Por qué la sociedad norteamericana ha entrado en decadencia moral si cerca del 80 por ciento de sus ciudadanos se identifican como cristianos? La respuesta es sencilla: aunque muchos aseguran que han nacido de nuevo y casi el 70 por ciento asiste a las iglesias los domingos, sus vidas no se conforman a la palabra de Dios. Según una encuesta realizada en el 2002 por el Grupo Barna, de Ventura California, solo el 7 por ciento de los  adultos que asisten a la iglesia,  de edades comprendidas entre los dieciocho y los treinta y cinco años adoptan decisiones morales basadas en la Biblia; entre los mayores de treinta y cinco el porcentaje es más alto: el 18 por ciento.

La humanidad  a la hora de tomar decisiones se apoyan en lo sensual (lo que indique sus sentidos) o lo que les resulte más placentero y beneficioso, buscando siempre la apariencia. La Moral se ha vuelto relativa según lo que les convenga.

Las naciones de Europa Occidental están dando la espalda a Dios y a la Biblia más rápido incluso que los Estados Unidos. Los europeos consideran cada vez más a la iglesia y a la fe en Dios como algo anticuado, irrelevante y un obstáculo para el progreso. Un reciente estudio de los valores europeos a largo plazo y a gran escala, revela cuanto se han alejado sus habitantes de su herencia cristiana. Solo el 21 por ciento de los europeos sostiene que la religión es muy importante, pero únicamente el 15 por ciento asiste a un lugar de culto una vez por semana.

No hay que sorprenderse de que las tasas de divorcio, los hijos ilegítimos, el suicidio y el consumo de drogas sean tan altas en el Reino Unido, y que se registre un alarmante crecimiento de la violencia en sus ciudades. En Noruega, la mitad de los recién nacidos son hijos de madres solteras y es cada vez más frecuente que las parejas no se casen. En Alemania la cuna de la Reforma solo el 8 por ciento asiste a la iglesia con regularidad. Tristemente en estos países que una vez fueron cristianos se responde con hostilidad ante cualquier cosa aun remotamente relacionada con la Iglesia. Al contrario, la Nueva Era, las filosofías paganas y el ocultismo son cada vez más populares y generalizadas.

En los países de Latino América, se vive en las mismas condiciones de perdición y de pecado de una manera creciente, y al igual que muchos de los países del mundo,  que en el pasado se caracterizaban por su espiritualidad cristiana, gracias a los fundamentos Bíblicos  que los sistemas de educación  implantaron, hoy se han apartado de la enseñanza, que ha sido  sustituida por la libertad de culto que  ha generado, inclinación  a las falsas creencias que inundan  nuestros países. La moral se relativizo y por tanto no es conveniente que se enseñe la verdad de Dios,  que créanlo o no, es la moralidad absoluta, que  lleva a una actitud correcta.

Si la humanidad  sigue negando la relevancia de Dios, o incluso su existencia, y especialmente, si insiste en abandonar las verdades absolutas reveladas en la Biblia y  continúa persiguiendo cada vez más el placer, el materialismo, la irresponsabilidad, la deshonestidad, la corrupción, la depravación  y la violencia, acabaremos sumidos en la anarquía.

CONTRASTE.

A pesar del esfuerzo comunista, los chinos se resistieron a creer que la vida carece de dimensión espiritual y el Cristianismo con las iglesias en casas, conocida como la “Iglesia subterránea” son las que mayor crecimiento están experimentando en el mundo. Algunos expertos afirman que la Iglesia China crece al sorprendente ritmo del 3 a 4 por ciento anual, lo que permite un estimado de más de 110 millones de cristianos, es decir el 8.5 por ciento de la población. Si esta población cristiana conformara un país, serian la undécima nación más poblada de la tierra.

La palabra de Dios está echando raíces rápidamente en la vida del pueblo chino. Resulta interesante que muchos de los conversos al cristianismo sean aquellos jóvenes a quienes durante toda su vida se les enseño que Dios no existe.

Resulta más admirable, que a pesar de la persecución comunista que abarca desde la pérdida de oportunidades de trabajo,  hasta la perdida de libertad, e incluso de la vida, la Iglesia Cristiana está llevando a la conversión de millones de chinos a Cristo. Están descubriendo a Dios y su libro. Según David Aikman, ex director de Time en Pekín y veterano observador en el país, “China se está convirtiendo en una nación cristiana. Creo que China será entre un 20 y 30 por ciento cristiana en los próximos veinte años”.

No dudo,  y ya se está viendo, que si China continua con el crecimiento del Cristianismo como se ha observado, ese país seguirá  recibirá las bendiciones de crecimiento en todas sus áreas y seguirá en la búsqueda de  convertirse en el nuevo líder mundial en las próximas generaciones. Bendiciones que como ya vimos recibieron  Estados Unidos, los países Europeos mencionados, Corea del Sur, Suiza y muchos más que se convirtieron y se mantuvieron con compromiso, siendo prosperados. Lamentablemente se han apartado de los principios Bíblicos.

LA RENOVACION DEL PACTO

Cuando me encontraba preparando este trabajo y analizando  la bancarrota social en que vivimos,  me vino a la memoria algunos relatos Bíblicos muy coincidentes con la actualidad, que muestran  lo que ha sucedido con el incumplimiento de los mandamientos y preceptos de Dios,  a través de la historia de la humanidad, que han llevado a la perdición.  Me remití a lo que sucedía con el pueblo de Israel durante la travesía del desierto,  cuando Dios los saco de Egipto y les dio a conocer por intermedio de Moisés las tablas de la ley para que las obedecieran. A pesar de haber recibido la libertad y los milagros que Dios tuvo para ellos, Moisés volteaba la espalda y ellos el pueblo de Israel se dedicaban a adorar otros dioses  quebrantando la ley de Dios.

Esta historia, Nos muestra que los israelitas no tenían  convicción  para obedecer  la ley de Dios y por eso asumían esa actitud de pecado. Podríamos decir que la  ley fracaso en el pueblo de Israel.

Por esto, Dios en su infinita misericordia decide hacer un nuevo pacto con su pueblo que nos relata  Jeremías 31: 31 al 33 así:

“Vienen días-afirma el Señor- en que hare un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con la tribu de Judá. No será un pacto como el que hice con sus antepasados el día que los tome de la mano y los saque de Egipto, ya que ellos lo quebrantaron a pesar de que yo era su esposo –afirma el Señor-. Este es el pacto que después de aquel tiempo hare con el pueblo de Israel –afirma el Señor-: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”.  (El subrayado es mío).

La otra historia es sobre lo que sucedió con el reinado de Manases en Judá, que se apartó de Dios, se llenó de altares paganos, de brujería y hechicería, se hacía culto a los ídolos paganos y se prostituyo al pueblo andando en total perdición. (Algo parecido con el presente).

Al asumir Josías como Rey de Judá, encontró los rollos de la ley y cuando escuchaba la lectura, clamo arrepentido suplicando a Dios perdón para sí mismo y para su pueblo, prometiendo obedecer al Señor en todo, tal cual se especificaba en aquellos rollos. Luego convoco al pueblo y desde el más grande hasta el más pequeño les leyó en voz alta toda la palabra de Dios.

De esta manera, por el conocimiento de la palabra,  comenzó un gran avivamiento y una transformación que reformo todo el país. Así se renovó el pacto con Dios.

Estos relatos Bíblicos nos dejan  enseñanza de cómo podemos enfrentar las circunstancias que generan la perdición  y nos dejan unos principios muy importantes de mencionar.

1o.- La existencia de la sola ley no es suficiente para que se cumpla. La corrupción es una actitud que refleja la falta de conocimiento de Dios. Cuando Él se ha manifestado en nuestras vidas, dice Colosenses 3:5 y 12 -13 “….hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos, y avaricia, la cual es idolatría. Por lo tanto, como escogidos de Dios santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdono, perdonen también ustedes.” Nos vestimos de su sabiduría y santidad.

La legislación contemporánea de los países, está reemplazando la moralidad (La Ley de Dios) por una normativa humana. El gobierno no puede legislar contra las actitudes del ser humano.

El cambio comienza siempre en la mente. El modo de pensar determina el modo de sentir, y el modo de sentir determina el modo de actuar. Te preguntarás, ¿cómo puedo cambiar mi modo de pensar? Transformando tu mente con la Palabra de Dios. Romanos 12:2 dice: “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente.”

2º.- Para solucionar cualquier tipo de problema, lo primero que debe de existir es el reconocimiento de la existencia del problema, o lo que en el ámbito espiritual lo llamamos convicción de pecado. El ser humano por naturaleza es renuente a reconocer sus errores, y cuando hay desconocimiento de lo  correcto, simplemente ignoran sus faltas pues no saben contra que están fallando.

3º.- Si no reconocemos que hemos fallado, no tenemos nada que solucionar. No puede haber arrepentimiento. Una de las transformaciones que Dios hace a través del Espíritu Santo en el ser humano, es lo que nos enseña en Juan 16:8 “Y cuando el venga, convencerá al mundo de su error en cuanto al pecado, a la justicia y al juicio…”

4º.- DIOS ES UN DIOS DE PACTOS Y DE OPORTUNIDADES.

Al igual que en el antiguo testamento, Dios ha utilizado sus enviados para que se cumpla su propósito, hoy el único agente de cambio para  solucionar  la bancarrota social, es El  Cuerpo de Cristo.  La Iglesia Cristiana.

COMO PODEMOS CAMBIAR Y TRANSFORMAR LA SITUACION ACTUAL.

Jesús siempre creyó que las naciones se podían transformar y en eso consistió su obra, Él fue el primer revolucionario de la fe que se enfrentó a los no creyentes y a los que deformaron la verdad. El  predico la voluntad de Dios  para darnos libertad,  restableciendo nuestra relación con Dios. Nos encargó que oráramos para que viniera su reino y que su voluntad se hiciera en la tierra como en el cielo. Nos envió a discipular a todas las naciones y ensenarlas a hacer lo que Él nos mandó.

Si no fuera posible que la voluntad de Dios se hiciera en la tierra y que las naciones aprendieran a obedecer los mandamientos de Dios, Él no nos habría mandado hacer estas cosas. Él lo que quiere es que nosotros no nos quedemos sentados aceptando el presente estado de la maldad que está creciendo en el mundo. Aunque esta realidad puede empeorar, la restauración de las naciones es posible si nos convertimos en agentes del cambio. La Biblia afirma que donde abunda el pecado sobreabunda la gracia. El Señor no quiere que sucumbamos ante un mal creciente.

El mandato de Jesús de discipular a todas las naciones va acompañado de dos muy buenas razones para no perder la esperanza: El declara que tiene toda autoridad y promete estar con nosotros. Cristo no espera que vayamos con nuestras propias fuerzas. El, que es el Alfa y la Omega, nos invita a colaborar con El bajo su autoridad.

Jesús no está cómodamente sentado en su trono, indiferente al estado en que se encuentra el mundo. Él se encuentra activo, usa su poder y su autoridad para reconciliar a las naciones y los pueblos con El como lo hizo con Israel por intermedio del Rey Josías renovando el pacto para volver a ser prósperos recibiendo las bendiciones que tiene para nosotros y dándonos la salvación. Él instituyo su iglesia   para que fuéramos  un ejército de servidores en la obra del Señor para librar el mayor combate de la historia.

La China, un país donde hay restricción de culto y se encarcela y mata  al que predica, la iglesia cristiana está creciendo a través del contrabando de Biblias y de iglesias secretas conocidas como: “Iglesia subterránea”, generando  avivamiento. Algunos expertos afirman que la Iglesia China crece al sorprendente ritmo del 3 o 4 por ciento anual, lo cual arroja un total estimado de más de 110 millones de cristianos, es decir, el 8.5% de la población. Es interesante ver que muchos de los conversos al cristianismo sean aquellos jóvenes a quienes durante toda su vida se les enseno que Dios no existía.

RENUEVO DE LA IGLESIA.

Entendiendo que la iglesia somos todos los creyentes y no solo los pastores o líderes,  la iglesia cristiana debe renovar el pacto  pues,  se ha alejado u  olvidado de seguir sus enseñanzas; o se dan a medias,  predicando solamente lo que la comunidad para su bienestar quiere escuchar. Hoy  en día, muchos de los que llegan a la iglesia se  convierten en  religiosos y solo asisten los domingos a los templos,  pero no hacen las  obras ni son obedientes  con el propósito del evangelio,  esto como consecuencia de no haber  recibido un verdadero discipulado que los lleve a la transformación y  convicción, poniendo la ley en su mente y escribiéndola en su corazón.

El grado de  estancamiento en que se encuentran muchos cristianos, obedece a que en muchas iglesias, no se han escalado los niveles espirituales que llevan a la madurez espiritual y  a la obediencia por convicción. Estos niveles son: Conocimiento- Fe- Arrepentimiento- Salvación- Transformación- Madurez- Convicción- Obediencia- Acción.

En Santiago 2:14 – 17 nos dice: “Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? Supongamos que un hermano o una hermana  no tienen con que vestirse y carecen del alimento diario, y uno de ustedes les dice: <<Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse, pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De que servirá eso? Así también la fe por sí sola, si no tiene obras esta muerta.”

Jesús nos delegó la misión de predicar el evangelio por todo el mundo. En esta función está el principio del cambio. La salvación  es solo la mitad de la Gran Comisión, el perfeccionamiento se logra haciendo discípulos para que sean transformados como dice Romanos 12:2 y ensenándoles a obedecer todo lo que Jesús nos ha mandado.  Cuando esto se logra, el poder de Dios empieza a guiarnos para que hagamos su voluntad que es el compendio moral de la Biblia.

Dios quiere una iglesia,    donde se proclame  el  evangelio  vivo y eficaz de Jesús, de forma tal  que lleve a la transformación por el poder  del Espíritu Santo, teniendo   una relación personal con Dios. Esto es lo que hace diferencia con la religiosidad. Cuando esto sucede, el poder de Dios nos guía para que hagamos su voluntad que es buena, agradable y perfecta.  El reino de Dios es de justicia y paz, esto comienza cuando los hombres se someten a Dios.

Una iglesia donde los pastores y los líderes prediquen de manera más personal como lo hizo Jesús; que se bajen de los pedestales donde se han encumbrado  y sean humildes. Jesús dice en Mateo 20:25-28: “Jesús los llamo y les dijo:-Como ustedes saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos, y los altos oficiales abusan de su autoridad. Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.”

Jesús predico en el campo, en el mar, en los montes, en el desierto, en los lagos, en las sinagogas, y donde quiera que se encontraba. Más de mil quinientos millones de personas en el mundo,  nunca han oído el evangelio. La cosecha esta lista y los obreros son pocos.

Las primeras obras de Jesús fueron: sanar a los enfermos, dar de comer a los hambrientos, ayudar a los pobres, darles vista a los ciegos, levantar paralíticos, liberar a los cautivos, resucitar muertos, etc. Todo esto producto de la compasión que Dios siente por la humanidad.

Una iglesia que haga obras sociales que  se preocupe por los siervos de Dios, capacitándolos en todos los niveles,  llevando a la madurez espiritual para buscar la plenitud de la santidad, dando fruto.

Una iglesia que haga un paralelo con la educación en todos los niveles, enseñando la sana doctrina Bíblica,  para que se forme el carácter de manera íntegra.

Una iglesia donde  se viva un ambiente de familia de la fe,  en amor,  fraternidad y ayuda mutua.

Una iglesia que promueve y vele por  la integridad de la familia.

Una iglesia que se preocupa por el desarrollo de la comunidad en todos sus niveles, para que tenga prosperidad, así como prospera su alma.

Una iglesia que trasciende como  polo de desarrollo Cristiano y Social.

Una iglesia agente de la transformación del mundo para tener  una sociedad mejor.

Una iglesia de esperanza,  a donde los de afuera quieran entrar.

La perfección solo se lograra hasta la segunda venida de Jesús, el pecado puede ser cada vez más intenso, pero la luz siempre resplandecerá. Juan 1:5 dice: “Esta luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no han podido extinguirla.”

Dios no quiere que sigamos en bancarrota social, la iglesia de Jesús  es la solución y tú puedes ser  agente del cambio,  para sacar al mundo de la perdición en que se encuentra. Únete a la iglesia para ser parte de este ejército de Cristo que está dando la gran batalla de la fe, para tener un mundo mejor, un país mejor, una ciudad mejor, una sociedad mejor, una familia  mejor y un mejor hogar. Y sobre todo, que nosotros seamos mejores, amándonos  unos a otros.

Bibliografía:

La Santa  Biblia; Verdad y Transformación de Vishal Mangalwadi; El Libro que Transforma de Loren Cunnigham con Janice Rogers.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s